YANDERE´d; Una sicótica tragedia romantica (parte 2)

Luego de un mes bastante pesado en más de un ambito vuelvo a postear en este espacio virtual, y espero este verano actualizarlo con más frecuencia que en el pasado año. Sin más preambulos, aqui la segundo parte de YANDERE’d, esta vez dedicada a la frágil e inestable Estefania. La dulce, fragil, inestable y herida Estefania. Se reciben comentarios, asi que lean y posteen! Desde ya, gracias por la lectura!

Capitulo 2: Estefania

“Te amo, Miguel”. Se lo digo siempre que puedo, siempre que lo veo, siempre que lo siento. Lo amo. Aún cuando no este aquí, conmigo, en mi cama, puedo sentir su aroma en mis sabanas. Yo soy suya porque lo amo, y él me ama, porque es MIO.

Hace unos dias, Lucy y yo platicamos harto sobre él, y ella me dijo cosas que me dejaron un poco preocupada.

“Ana; tu amiga y amiga de él. ¿No crees que pasan mucho tiempo juntos?”

“¿A que te refieres? Son como hermanos, se conocen desde hace años. Es normal que pasen harto tiempo juntos. A parte son vecinos.”

“O sea que aparte de lenta y timida eres estupida. ¿Acaso no has notado algo en sus rostros, en sus ojos, en sus miradas? ¿Nunca la has visto en una actitud extraña?”

“Bue-bueno, si. Hace unos dias ella le pasó un papel al Miguel y le dijo algo al oido, pero…”

“Pero eso no tiene nada de malo, ¿no? Quizas solo era un “secreto de amigos”; un lugar de reunión para acostarse, sin duda. Cosas de amigos, muy normal.”

Odio cuando Lucy me habla de ese modo, pero no voy a negar que sus palabras podrian tener algo de sentido, asi que salí para verla y preguntarle directamente.  Pense que seria mejor aparecerme por la puerta trasera.

Ahí los vi; estaban besandose, tocandose, hablando de mi mientras se despedian. Senti tantas cosas, tanta rabia, tanto dolor que queria morirme, pero preferí calmarme. Me escondí cerca de allí y lo llamé supuestamente desde el centro, y le pregunté donde estaba. “Fui donde la Ana. Estaba enferma y queria saber que lo pasaba”, me dijo. Yo simulé seguirle la corriente.

¿Por qué no te preocupas por mi, siendo que TÚ me tienes enferma?

Papá llegó borracho otra vez, en la madrugada. Lo hace desde que mamá murió. Lo ayudé a entrar, pero él no queria eso. Me agarró fuerte de los brazos y me tiró contra el sillón, y después me rompío la polera con sus manos. Pasó su lengua por mi cuello, y me maldijo por haberle quitado a mamá. Lucy estaba escondida atrás del sillón, hasta que salió a defenderme. El la miró espantado, pero ya era demasiado tarde.

Papi ya no puede herirme.

Pasé varios dias sin ir a clases. Lloré, lloré como nunca antes lo habia hecho. Miguel no ha llamado, y pasado mañana es mi cumpleaños. Armando es el único que intentó comunicarse conmigo, pero no se lo he permitido. Lucy me miraba desde la mesa, acompañandome silenciosamente en mi pesar. Fui al baño, e intenté quitarme este dolor de encima, pero justo antes de que el filo de la navaja tocase las venas de mi mano derecha, comprendí todo.

Volví a ir a clases. Los mareos y los otros sintomas seguian dandose, pero he sido disimulada, paciente, astuta. Armando me puso al tanto de todo lo que pasó mientra estuve fuera. Es un buen chico; atento, guapo y de buena situación económica. Será muy afortunada la que logre conquistar su corazón, tal y como yo lo hice con Miguel. Ahora él me trata como antes, como cuando le dije que me gustaba , como cuando él me besó por primera vez. Ana nos vé junto al resto del curso, con la cara llena de envidia. Él me ama. Él es mio.

Anoche me llamó algo agitado; dijo que nos encontraramos después de mis clases de tennis. Dijo que iba a entregarme mi regalo de cumpleaños. Ahora estoy apunto de irme al colegio. Hoy Lucy me va a acompañar. Lleva el uniforme para jugar tennis que le hice en estos dias, y de verdad creo que le quedó hermoso. Me despido de papá, pero el no me responde. Esta sentado, callado, con la bufanda roja que Lucy y yo le hicimos alrededor del cuello. Parece que no quiere hablarme. No me importa. Salgo, y me saluda el sol con una hermosa mañana. Armando me saluda, y me pregunta si nos vamos juntos. Yo le digo que si.

Hoy va a ser un gran dia. El mejor dia de mi vida.

 

(Continuará…)

Anuncios

~ por fr!ki en enero 3, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: