YANDERE´d; Una sicótica tragedia romantica (parte 4 y final)

 Asi, despues de un accidental atraso (se cortó la luz anoche XD) Aqui el final de YANDERE’d; después de la drastica decisión de Estefania, ¿Que rol cumplirá Armando? ¡Saludos y Agradecimientos a quienes visitaron la página y participaron comentando! ¡Muchas gracias! (Y de paso, los invito a comentar y entregar sugerencias, críticas, comentarios y charla general. ¡Sin más que decir, aqui va el final de YANDERE’d!

Final Feliz?

Capitulo 4: Armando

No podia dejar de mirarla. Estefania gritaba y golpeaba una y otra vez el cuerpo de Miguel y de su amiga con su serrucho, mientras la sangre salpicaba todo el lugar. Me acercaba lentamente por detrás, sin interrumpirla, admirando su violenta belleza. Se veia hermosa.

 “Estefania”, le djie, y ella se dio vuelta bruscamente a mirarme. Su rostro cambió en cuestión de segundos de rabia a susto. Apegó la gran cuchilla entre sus brazos y retrocedio unos pasos. Yo seguia avanzando hacia ella, extendiendo mi brazo derecho hacia ella. Su rostro estaba cubierto de sangre. “A-alejate, Armando; ¡no- no quiero hacerte daño!” dijo, hasta que llegó de espaldas a la columna por la cual giraba la escalera. Extendió el brazo drecho y levantó su cuchilla, apuntandome con ella al rostro, pero no se resistió cuando moví suavemente la hoja de la cuchilla y acaricié su enrojecida mejilla. No pude evitar besarla.

  Nuestros labios se juntaron con el sabor de la sangre entre medio, para luego ella ocultar su rostro en mi pecho y llorar desconsoladamente. Yo me sentia en el cielo.  Nos movimos rapidamente y ocultamos en un pequeño contenedor ambos cuerpos, para luego aprovechar un descuido del guardia para pasarlo por el estacionamiento y sacar los cuerpos en una bolsa negra. Hoy por la noche pasan los recogedores de basura, asi que a nadie le pareció extraño ver a dos chicos moviendo un saco. Ella se puso su ropa deportiva antes de salir del liceo mientras que yo tapé las manchas de sangre en mi camisa con la chaqueta del liceo. Ya habia caido la noche.

 Llegamos a su casa y recogimos el cuerpo de su papá, cuya cabeza ya se habia separado del cuerpo. Estefania parecia no prestar atención a ello, y metimos los tres cuerpos en una de sus furgonetas. Por primera vez, la veia completamente feliz, liberada, con una sonrisa honesta en su rostro. Verla asi hacia que todo esto valiera la pena.

 Mientras moviamos los cuerpos la mirada aterradora de Miguel aparecia una y otra vez frente a mi. No alcancé a llegar a tempo, pero de haberlo hecho, ¿hubiera intervenido? Digo; es una asesinato y todo eso, pero yo vi como este tipo se acostó con varias chicas durante su relación con la Estefania, y luego se sentaba al lado de ella y le recriminaba por cualquier cosa. Yo vi como esa tipa Ana y Miguel se revolcaban atrás del colegio hoy, antes de entrar a clases. Ellos no tenian derecho a jugar con los sentimentos de Estefania, pero pagaron el precio. Los huesos y la carne crujian en la parte de atrás, mientras conducia rapido por la carretera de la costa. Allí llegamos a un tierral , un poco antes de salir de la ciudad, lo suficientemente vacio como para que nadie nos molestara. Nos ocultamos bajo una enorme piedra que tapaba la visión, impidiendo que pudieran ver los que estaba del lado de la ciudad. Rapidamente comenzamos a cavar con nuestras palas, cada cual más enérgico. Cuando tuvimos un hoyo lo suficientmente profundo, ella preparó la gasolina mientras yo fui a buscar los cuerpos al furgón, y los dejé caer sobre el hoyo que habiamos hecho. Finalmente, Estefania echó gasolina sobre los cadaveres, y yo encendi la llama que comenzó a quemarlos.

Ambos nos quedamos mirando el fuego, perdidos en nuestros pensamientos. Su rostro se veia hermoso, iluminado por las llamas, y por su cansada sonrisa. Yo pase mi brazo derecho sobre sus hombros y ella apoyó su cabeza sobre mi hombro. Le dije que la amaba, que ya no podia callarlo; que estaba enamorado de ella desde la primera vez que la vi, pero que cuando la vi con Miguel tuve que guardarme mis sentimientos. Ella se mantuvo por un largo rato en silencio, y luego me dijo con una voz dulce, pero notoriamente agotada;

“Seria bueno que nos diesemos una oportunidad, ¿tu crees?”

“Si”, le respondí algo aliviado. Los cuerpos comenzaron a emitir un fuerte olor, asi que preferimos tapar la fosa que hicimos y regresar rapido a la ciudad, antes de levantar sospechas. “Tuvimos suerte” le dije, mientras se ponia el cinturón de seguridad en el asiento del co-piloto. Ella respondió; “yo creo que nuestra buena racha recien comienza”, y me sonrió con una mirada complice.

 Han pasado seis meses desde aquel dia. No se si existen los milagros, pero nuestro caso bien podria ser uno; la investigación se cerró por falta de pruebas, pues no aparecieron los cuerpos ni el arma. Tuvimos tiempo para limpiar el lugar donde Miguel y la otra chica murieron, y lo mejor es que más tarde los aseadores del liceo terminaron de limpiar. Estefania camina hacia el balcón de mi casa, donde yo la espero. Miro al horizonte, con una vista perfecta de la costa de la región. Con el tiempo logré sacar de mi cabeza la aterradora mirada de Miguel, y me di cuenta de que si pude haberlo salvado, a ambos incluso. Los estaba siguiendo desde que los vi en el pasillo mirando a la Estefania, pero no esperaba que las cosas terminaran asi de bien. Ella camina descalza hacia mi, y siento su mano derecha recorrer mi torso.

– ¿Mañana me acompañaras a hacerme la ecotomografia? –Me pregunta ella, con su rostro oculto en mi camisa.

– ¡Por supuesto! –Le digo. Estefania se queda en silencio unos segundos, mientras pasa la mejilla izquierda por mi espalda.

– Después de que nazca la Libertad ¿me vas a dejar, o te quedarás conmigo? –Dijo, mientras su mano en mi camisa se formó un puño. Yo tome su delicada mano y la apreté suavemente contra mi pecho.

– Despues de que nazca la Libertad, vamos a ser una familia, Estefania. –Le respondí, y entonces dejó caer su enorme cuchilla carnicera al piso. Yo me di la  vuelta y la besé, mientras las cortinas blancas ondeaban a los lados. Ella me dedica una sonrisa y regresa a la cama. Me quedo mirando a Lucy; tendré que aprender a convivir con ella.

Estoy terriblemente enamorado.

FIN.

Anuncios

~ por fr!ki en enero 18, 2011.

2 comentarios to “YANDERE´d; Una sicótica tragedia romantica (parte 4 y final)”

  1. Que traumante, pero a la vez conmovedora, no leí toda la historia o no la recuerdo bien xd, buenos personajes, profundos en sus actos y aunque lo sadico y lo meloso (a.k.a mamón) no es lo mio, creo que la tragica historia que estas contando tiene para su buen tiempo, claro si te dignas a continuarla, algunos errores menores de ortografia y asdasdasf, espero sigas escribiendo.

  2. excelente! me gusto mucho tu novela… aunque deberias trabajar mas en la descripcion del escenario… sin embargo se puede sentir los sentimientos de los personajes sobretodo en el capitulo 3. felicitaciones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: